Una tarde lodosa en Monterrey: NRMAL 2014 y el amor por la música

Por Ricardo Pineda (@RaikA83)

Fotos de @Fabián Zugaide de Freim

Del uno al diez, ¿qué tan encantado quedaste con el Festival NRMAL en Monterrey? Parece que ya no puede ser mejor, y sin embargo el NRMAL no deja de sorprendernos con su propuesta, tan distante de las masas acríticas y los patrocinios de mayor envergadura. Este 2014, el lodazal y la lluvia fueron la piedrita en el zapato que movió horarios, logística y disfrute, pero no impidió que volviera a ser memorable.

Para quienes ya tuvieron la experiencia DF y/o Monterrey, saben que el NRMAL en su sede local es otra cosa, una experiencia que arranca desde el viaje, decidir qué grupos ver, por cuáles arriesgar y en qué escenario se pegará uno.

La calidad del sonido y el posicionamiento de los escenarios fueron mejores este año, permitiendo no dar tregua a los fans de la electrónica bailable y el pop (Hawaiian Gremlins, los magníficos y divertidos Hidrogenesse, Clubz o Little Jesus), el hip hop (Banda Bastón, Tino el Pingüino y Fuete Billete) o los sonidos más guitarreros y contundentes (Death, Vinnum Sabbathi, Kayo Dot y Power Trip), pero en general se agradece una curaduría que permitiera escuchar la mayor cantidad de bandas posible.

Uno genera identidad no sólo con las presentaciones de los grupos que ansía ver (Füete Billete, Siete Catorce, Vinnum Sabbathi, La Banda Bastón y Dënver fueron lo mejor del NRMAL para quien esto escriben en ese orden), sino con los que conoce por primera vez y con la experiencia vivida; desde un mercadito con precios accesibles y cosas interesantes, pasando por comida distinta y no tan cara (las food trucks y la comida vegetariana son un gran acierto), hasta las facilidades para que niños, mascotas y gente no tan adepta a la música más arriesgada se animen a ir, son lo que hacen especial a este festival, el cual se inscribe en un marco de un público más atento y respetuoso, bandas y medios críticos y observadores, sin tanto flash, sin tanto espectáculo estrella de por medio, bajo el paisaje que sólo una ciudad como Monterrey puede brindar. Pura mística para recordar.

Lamentable fue ver el cierre de Los Macuanos debido a la lluvia que ya no cesó y fastidió todo, replegándonos hacia la carpa Red Bull Music Academy, donde, por otra parte, fue la zona con más onda de todo el NRMAL. El baile no dio tregua desde las 16:00 horas que tocó La Banda Bastón, pasando por la elegante BFlecha, Kelela y la MiniTK Del Miedo. Matías Aguayo también castigó duro a los regios, con un set extendido que provocó incomodidades en el de Siete Catorce, quien demostró que tanto él como el combo NAAFI son cabeza de grupo de la música subterránea mexicana, siguen perfeccionándose y dando de qué hablar.

Propuestas como Yesco, No Zu y Blue Hawaii demostraron por qué se puede estar casi encabezando un festival tan importante sin una gran promoción o un público multitudinario que los respalde. El Triple Filtro, Los Blenders o Clubz son bandas que no hay que perder de vista, su evolución es palpable y no sería extraño verlos con un mayor protagonismo en futuros festivales, en especial a Clubz y al Triple Filtro, quienes cuidan mucho el detalle en vivo y se les nota esa hambre de comerse al público, desde palestras bien distintas, con influencias obvias a muchas cosas aún, pero con una directriz que se percibe cada vez más clara.

Monterrey puede sentirse orgulloso de aportar algo más que clichés norteños y música con sombreros y botas. El NRMAL es prueba de una sociedad joven e inteligente que puede hacer algo que le brinde un plus a su ciudad, con un sello distintivo y una experiencia más que grata y memorable. Aún queda mucha tarea por hacer, pero en el balance general este 2014 fue un paso firme no sólo para el NRMAL, Monterrey y su escena musical, sino en la historia musical de festivales con alto aporte cultural en México. Que quede.

 La Banda Bastön

 Little Jesus Siete Catorce  Kelela  CLUBZ Hawaiian Gremlins.  Vinnum Sabbathi

 

GALERÍA COMPLETA DE FOTOS AQUÍ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *